➤ Problemas bucales en los hámsters: Causas, síntomas y tratamiento

Los hámsters son mascotas ideales para la familia, ya que son fáciles de cuidar, tienen relativamente pocos problemas de salud y son innegablemente adorables. Sin embargo, es vital que sepas cómo cuidar adecuadamente los dientes de tu hámster para evitar problemas dentales.

En este artículo exploraremos los problemas de salud bucal más comunes que pueden afectar a los hámsters, como acumulación excesiva de placa y sarro, enfermedad periodontal, gingivitis y abscesos dentales. Debido al crecimiento continuo de los dientes de los hámsters, es importante proporcionarles juguetes masticables y una dieta equilibrada en minerales y vitaminas.

Descubre cómo realizar un chequeo de salud bucal en tu hámster, cómo identificar problemas como dientes y colmillos demasiado largos, dientes rotos y problemas en las bolsas de comida y cuándo es necesario llevar a tu hámster al veterinario.

Cómo realizar un chequeo de salud bucal en tu hámster

Los hámsters son roedores y es completamente normal que estos pequeños animales estén constantemente masticando, ya que sus dientes frontales crecen continuamente. A estos tipos de dientes se les conoce como hiposodontos.

¿Cuántos dientes tienen los hámsters?

Un hámster nace con dieciséis dientes. Poseen dos incisivos superiores y dos incisivos inferiores, que tienen raíces abiertas y crecen todo el tiempo, y doce dientes molares, que tienen raíces cerradas.

Pero no esperes que tu hámster tenga unos dientes perfectamente blancos. Los dientes de los hámsters son de color amarillo, lo cual indica una buena salud bucal. ¡Para nosotros, eso significaría una visita al dentista!

Leer ➤  10 formas efectivas de hacer feliz a tu hámster y enriquecer su vida

Los dientes de los hámsters son muy diferentes de los dientes humanos, así como de los de perros y gatos. El esmalte amarillo/naranja hace que el diente sea extra duro para propósitos de masticación.

Los propietarios de hámsters deben revisar los dientes de sus mascotas al menos una vez a la semana en busca de problemas dentales, ya que sus dientes crecen de forma continua.

Para revisar la boca de tu hámster, sujétalo suavemente con una mano para mantenerlo seguro. Con la otra mano, tira suavemente de la piel alrededor del cuello del hámster para exponer sus dientes, ¡dándole la apariencia de que te está sonriendo!

Sus dientes frontales, tanto los incisivos superiores como los inferiores, deben ser parejos y encontrarse uno con el otro, sin sangre ni pus.

Si los dientes de tu hámster son largos, los notarás curvados y sobresaliendo entre sus labios.

Un hámster con incisivos demasiado largos no podrá comer correctamente y es posible que notes una pérdida de peso en tu mascota.

Busca encías hinchadas y rojas alrededor de un diente infectado y posibles manchas blanquecinas.

También debes revisar si hay dientes rotos, ya que esto puede causar laceraciones en el paladar y verificar la cabeza de tu hámster en busca de abscesos y mal aliento.

Por último, las bolsas de comida de los hámsters pueden ser adorables, pero en realidad las usan para almacenar y transportar alimentos. Sin embargo, debes estar atento a hinchazones faciales inusuales, ya que esto podría indicar que tu mascota tiene las bolsas de comida obstruidas.

Los problemas bucales más comunes en los hámsters

Tu hámster puede enfrentar varios problemas dentales que pueden requerir una visita al veterinario.

A continuación, exploraremos algunos de los problemas principales comunes en los dientes de los hámsters.

Dientes demasiado largos

El problema más común que encontrarás en la boca de tu hámster son los dientes demasiado largos, los cuales pueden ocasionar otros problemas de salud.

Los dientes frontales, los incisivos, son los más fáciles de identificar, ya que los verás fuera de los labios de tu hámster. Incluso pueden crecer hacia las encías, la lengua y el paladar, lo que puede provocar que los incisivos inferiores perforen y se forme un orificio entre la boca y la cavidad nasal. Si esto ocurre, notarás que tu hámster estornuda y presenta secreción nasal.

Leer ➤  ➤ ¿MI HÁMSTER CORRE DEMASIADO? [ADICCIÓN A LA RUEDA]

Además, los dientes de hámster demasiado largos se ensucian mucho y emitirán un olor desagradable.

En la parte posterior de la boca de tu hámster, los molares, también conocidos como dientes de las mejillas, tienen menos probabilidades de crecer demasiado.

Sin embargo, los hámsters mascotas con problemas en los molares tendrán dificultades para comer y presentarán mandíbulas inferiores hinchadas.

Si tu hámster tiene dientes largos, es necesario recortarlos. Este procedimiento no es fácil y es mejor llevar a tu hámster al veterinario para que le recorten los incisivos demasiado largos. El veterinario también recetará antibióticos o analgésicos para los dientes infectados.

Recortar los molares demasiado largos es más difícil y es posible que tu mascota necesite sedación o anestesia.

Abscesos

Los hámsters con dientes infectados o bolsas de comida obstruidas con trozos grandes de alimento pueden desarrollar un absceso, una infección oral dolorosa causada por la acumulación de bacterias en la boca.

Tu mascota mostrará dolor y malestar evidentes, y es posible que notes hinchazones faciales inusuales. Debes llevarlo al veterinario de inmediato para recibir tratamiento dental urgente. La falta de acción temprana puede llevar a complicaciones graves o enfermedades e incluso a la muerte del hámster.

El veterinario drenará el absceso y, en algunos casos, puede ser necesario extraer quirúrgicamente los dientes infectados, además de recetar antibióticos orales para tu hámster.

Dientes rotos

Un hámster con incisivos demasiado largos puede terminar con dientes rotos, ya que tienden a golpearse entre sí.

A menudo, los hámsters rompen sus dientes al morder los barrotes de su jaula o la rueda de ejercicio, o si tienen dientes débiles, lo cual generalmente es causado por deficiencias nutricionales.

Un diente roto causa dolor y dificulta que tu hámster coma, por lo que es necesario llevarlo al veterinario.

Comportamientos que indican un problema bucal

Puedes detectar problemas dentales en tu hámster observando algunos de sus comportamientos.

Leer ➤  ¿Cómo reconocer a una hámster preñada? ¿Cuántos cachorros tiene un hámster?

Pérdida de apetito

Un hámster con problemas dentales encontrará dificultades para comer, así que vigila el recipiente de comida de tu mascota.

Sin embargo, es posible que no notes que tu hámster no está comiendo, ya que suelen esconder comida en su jaula. Presta atención a esto cuando limpies su jaula.

Pérdida de peso

Si tu hámster no come, comenzará a perder peso, lo cual a veces es difícil de detectar debido a su pelaje.

Es importante pesar a tu mascota regularmente para conocer su peso cuando está saludable, lo que facilitará la identificación de la pérdida de peso. Coloca a tu hámster en una taza o vaso y pésalo en una balanza de cocina.

Mal aliento

Si tu hámster tiene dientes infectados, seguramente tendrá mal aliento, que olerá rancio.

Es probable que notes este olor desagradable cuando levantes a tu hámster. El pus en la boca es la causa del mal olor.

Chasquidos de dientes

Un hámster que hace chasquidos con los dientes a menudo morderá los barrotes de la jaula y tendrá mal genio, lo cual indica problemas dentales.

Babeo

Si notas que tu hámster babea, es probable que no pueda cerrar la boca correctamente debido a sus dientes largos. A veces, el babeo puede ser difícil de detectar, ya que a menudo se limpian la saliva con sus patas delanteras.

Conclusión:

Cuando se trata de mantener los dientes de tu hámster saludables, la prevención es mejor que la cura. Los dientes de los hámsters crecen durante toda su vida, por lo que debes proporcionarles cosas para masticar, como juguetes masticables hechos de madera, que puedes encontrar en tu tienda de mascotas local, o madera sin tratar para mantener sus dientes recortados. Para obtener más consejos sobre los mejores juguetes masticables para hámsters, consulta nuestra guía de reseñas.

Y no olvides alimentar a tu hámster con una dieta adecuada, complementada con pequeñas cantidades de productos frescos, y visita siempre a tu veterinario, ya que tienen experiencia con estos pequeños animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio